Reflejos en un Espejo Chino

* Francisco J. Vargas


Columna #57: Los Discípulos Del Diablo

El Infierno en la Tierra es Europa.

De ese continente han salido auténticos demonios humanos. Han llevado guerras, plagas, enfermedades venéreas, racismo, esclavitud, religiones asesinas, inquisiciones, genocidios, represiones, invasiones, miseria, dolor, terror y muerte a las cuatro esquinas del mundo.

Si las guerras y todo tipo de violencia son, metafísicamente hablando, territorio exclusivo del Demonio de las Tinieblas, entonces los europeos son auténticos Discípulos del Diablo. (Le dejo a su propia inteligencia la conclusión del por qué el Vaticano tuvo ejércitos que cometieron innumerables carnicerías humanas y por qué se hace de la vista gorda ante los conflictos armados que provocan los de ``la raza suprema'').

Los europeos de antes y los de hoy, mas sus descendientes en los países que conquistaron a balazo limpio, aducen que no quieren causar problemas a países tercermundistas. Lo raro es que cada que los blancos se meten en la vida de algún país pobre, la economía de los primeros mejora y la de los segundos empeora, especialmente si es conflicto armado.

Cuando los blancos no están invadiendo países andan vendiéndonos armamento obsoleto a precios de nuevo. Los más ricos mercaderes de armas no son ni negros, ni píeles rojas, ni latinos, ni asiáticos: son blancos. Y su ambición no tiene límites. Consiguen chatarra bélica barata de sus ``brothers'' y se la venden cara a los nacos tercermundistas, especialmente a militares mexicanos. Y los compradores militares locales agarran porcentaje de las compras, asi que nadie dice nada. Al fin que los contribuyentes pagamos todo.

La moraleja es que aún en tiempos de paz hay que temer hacer tratos con los blancos pues siempre andan tramando algo para hacerse más ricos y controlar a los de piel oscura. Y si un país tiene problemas de guerrillas, los mercaderes de armas suben el precio de la chatarra militar a precios exagerados pues saben que los gobernantes necesitan también ayuda extranjera para tapar las inevitables matanzas de civiles.

Cuando un ejército compra armamento es para matar gente, especialmente a sus propios ciudadanos. Y ni quiera usted imaginarse el dineral que México paga por el armamento que Cervantes anda comprando por todos lados para mantener al PRI en el poder.

Si un país tercermundista no está en guerra, los blancos la provocan para venderles armas a los dos contendientes. Y en cuanto la paz se recupera, les venden tratados comerciales. Esto quiere decir que nomás están espiando las tribulaciones de otros para hacer dinero de ello. Por eso es buen negocio fomentar guerras.

En México el Ejército se arma para enfrentar zapatistas (aunque Zedillo y Gurría dicen que ni hay balazos) pero los que se llevan las ganancias son los mercaderes de armas de otros países. Por eso desmienten rápido los extranjeros que militares mexicanos ricos lo sean porque estén lavando dinero de narcos, pues están ricos de las mochadas que se llevan en la compra de armas.

Para contener la insidia de los blancos el único método efectivo es el que usan los chinos: nunca hay que oponérseles por la fuerza bruta, sino con inteligencia. Y luego dejárselos caer con rituales taoístas.

FISONOMÍA: El Truco de la Personalidad.

La táctica del Estado mexicano para hacer ciudadanos inefectivos a la hora de votar es primitiva, pero da resultados. Básicamente el infalible método requiere, por parte de los gobernantes, tres cosas: permitir una religión opresiva-oscurantista, impartir educación pública infame, y controlar los medios de información.

Cualquier súbdito puede apreciar fácilmente que ni las iglesias, ni el magisterio, ni las televisoras, ni las radiofusoras, ni los periódicos ni nadie le explican principios prácticos al pueblo. Todo porque en mayor o menor grado, los dirigentes de los grupos mencionados dependen economicamente del Estado, así que obedecen órdenes que permiten a los aguzados ladinos en el poder manipular a los dizque electores.

El Estado libra esta guerra opresiva y silenciosa contra el sector del pueblo (96%) que es ajeno al sector ladino gobernante (4%) porque el botín en juego es demasiado grande. Sólo en México una minoría blanca con porcentaje tan bajo puede gobernar a tan inmensa mayoría de nacos prietos.

Para efectos de relaciones públicas el Gobierno hace creer al pueblo que además del PRI existen el PRD, el PAN y más partidos menores, pero internamente todos los políticos se reúnen en sus logias, familias, clubes y demás centros que aglutinan al grupo étnico oficial y desde ahí deciden el rumbo que tomará el país políticamente. Es como si en un pueblo hubiesen cinco tiendas con diferente nombre, pero del mismo dueño.

Para neutralizar tan abusivo método de opresión, el mexicano tendría primero que acostumbrarse a analizar, a comparar lo que le presenten los medios tal como si uno midiera la altura de dos varas: se compara en la base de las mismas, no en las puntas.

Por ejemplo. Salió a la luz recientemente un libro escrito por un ladino (de otra manera no habría sido publicado) en el que supuestamente varios expresidentes ``relatan'' como eligió cada uno a su sucesor. Desde luego que en los medios le están dando cuerda a tan burda mentira porque todos son ladinos, pero ni les crea usted nada.

El tesoro tributario y de recursos naturales en México es demasiado grande como para que un presidente elija a su sucesor. Más bien esto se hace a puerta cerrada entre los grandallas que gobiernan el país a través del títere, perdón, del presidente en turno. Así se hacen los mitos políticos, repitiéndolos en los medios.

Más obvio es el truco de los precandidatos a la presidencia. El grupo en el poder hace desfilar frente a los medios a variados y conocidos aspirantes obligando a que los azorados electores fijemos la atención en la personalidad del vendedor y no en el valor del producto.

Todos los actuales aspirantes presumen de personalidad, pero ninguno ofrece un programa definido de gobierno por si llegara a ser reyecito. Y es que no lo necesitan: el escogido sólo tiene que saber contar para saber cuánto dinero se llevarán en las talegas el, sus generales y ministros, y sus cuates empresarios.

Hay pretendientes al trono que son hijos de exreyecitos. Cárdenas y Alemán ansían emular a sus padres en el arte de hacerse ricos sin capital, pues ya saben más o menos cuántos miles de millones de dólares le tocan al ganador.

Algunos de los aspirantes saben perfectamente la diferencia entre el bien y mal. Don Porfis, por ejemplo, sabe perfectamente lo que es malo. Lástima que cierren voluntariamente los ojos y callen prudentemente acerca de robos al pueblo por parte de funcionarios y banqueros. Precisamente porque saben del guato son usados de tapadera por los funcionarios ladrones a cambio de vaya usted a saber qué.

Hay exgobernadores como Labastida, acusado por los güeros de haberse metido en la misma cama con los narcos pero eso no disminuye las ganas del ministro para llegarle al trono.

A uno de los aspirantes priístas, Manuel quién-sabe-qué, cuando fue secretario de Gobernación se le ``cayó'' el sistema de computadoras que permitió que Salinas fuera rey ratón.

El resto de los aspirantes también tienen cola que les pisen. Todos.

De manera que para efectos de campaña electoral, el partido político del aspirante no importa, sino su personalidad y lo agachón hacia sus padrinos. Y la indiada, que poco entendemos de esto pues nadie nos abre los ojos sobre materia electoral, adoraremos su imagen, no su capacidad de gobernar.

Note usted que ningún aspirante promete buscar evidencias, si llega a ser presidente, para encarcelar a todos sus hermanos, digo, a los funcionarios de sexenios pasados y a los empresarios y banqueros aliados que han robado al pueblo. Ninguno promete esclarecer la muerte de indios a manos del Ejército, ni encarcelar a los policías corruptos y torturadores, ni mejorar los servicios sociales. Les basta con ser parientes de los gobernantes que se van pues saben que los mexicanos de a deveras no sabemos exigir nada.

Somos tan inocentes, pero tan inocentes en eso de votar, que de los inútiles aspirantes a la presidencia que nos han presentado ya estamos pensando en ``cuál será el mejor.''

Desafortunadamente para los políticos en México, la vida tan holgada que disfrutaban ya no será igual. Todo mundo sabe ya, gracias a la metafísica china, que ``un funcionario es como un suculento marranito camino al rastro: ya va listo para ser hecho chicharrón.'' O sea, al funcionario que se porte mal la indiada lo pondrá en sus rituales taoístas...y a ver como les va de ahí pa'lante a él y a sus descendientes.

NUESTRO FÚTBOL:   Una de dos: a los jugadores del América les dan comida para bulldogs en el comedor, o los jugadores son secretamente ``madrinas'' en la Judicial. No se entiende de otro modo la violencia gratuita a la que son propensos. Jugadores como Braulio Luna eran mucho menos violentos en su anterior equipo. Ahora Luna le pega traicioneramente a todo el que se mueve en la cancha. Pero los dirigentes del América piensan que la conducta violenta sólo a ellos se les ha ocurrido para ``popularizar'' al equipo.

#2. Los muñecos parlantes de Televisa se dicen ofendidos por la violencia en el fútbol, misma que se extiende por canchas, gradas y calles. Lo mismo en Europa que en Guatemala, Argentina, Grecia o México, los golpes y las balas acaban con la salud y hasta las vidas de los hinchas. Los televisos pedían que la FIFA castigara ``con creces'' a los jugadores que participaron en la gresca Bolonia-Marsella. Pero en cuanto los jugadores del América atacaron a los integrantes del Atlas, los muñecos guardan silencio total. Peor aún, el muñeco que dizque hace editoriales de deportes en televisa, un tal Domínguez Muro, con la sangre fría del estúpido o del criminal dijo esto frente a los micrófonos de una radiodifusora nacional, ``Yo justifico a Rodríguez Lara por su actitud de ir a retar a Lavolpe, pues demostró coraje.'' Lo que busca justificar es su quincena en Televisa. Piensa que mientras más habla más sabe. Ya chillará como cerdito cuando la violencia que el encuentra honorable alcance a los jugadores americanistas también. (Así prohijaron con su silencio en Televisa la brutalidad policíaca. Y en cuanto un cuico golpeó a un reportero de Televisa el otro día, les pegó el soponcio. Y para chillones, los televisos. Habrá que preguntarle a ese Domínguez Muro si también justifica el ``coraje'' del cuico golpeador).

#3. Cuauhtémoc Blanco, jugador del América, tiene también virtudes de taxista: raro es el juego en que no le diga a algún contrario al terminar el juego, ``íTe espero allá afuera, cabrón!'' Este muchacho anda buscando desesperadamente que le den una lección y el día menos esperado alguien le va a romper la cara. Cuauhtémoc no ha oído el principio de artes marciales chinas que dice, ``Aún siendo buen peleador recuerda que siempre hay alguien mejor que tú.'' Nomás acuérdense cuando al campeón Zaldivar un taxista en la calle, por un accidente de tráfico menor, lo puso en su lugar, campeón y todo. (Bueno pues, lo hizo hasta correr delante de los curiosos).

#4. En algunos países, equipos ricos compran buenos delanteros. En México parece que compran árbitros, dada la velocidad con que los pitolocos anulan goles por legales que sean y admiten otros por injustificables que nos parezcan. Porque sólo los televisos necesitan árbitro al pie para que les explique las jugadas: nosotros los aficionados somos más chingones y lueguito sabemos si fue penal o no. Y no nos hagamos pelotas, los árbitros no son dioses pero tampoco estupidos. Si hacen lo que hacen es porque asi lo quieren ellos mismos y a lo que se ve algunos equipos piensan que los árbitros salen más baratos que los ronaldos. No es posible que los nazarenos permitan que con golpes arteros los jugadores aflojen a jugadores contrarios peligrosos, como se vio en el juego Atlas-América. Si duda esto, pregúntele a cualquier aficionado de equipo de provincia que piensa de los árbitros y del América. Y el pueblo nunca se equivoca.

#5. Cuidado. Lo del portero del Toros-Neza que admitió un gol raro del Puebla debería cuando menos ser investigado. Todo esto estuvo muy sospechoso y más sospechoso es que los federativos estén callados.

PARA MORIRSE DE RISA:   En España, el presidente catalán Jordi Pujol dijo, después de retirarle tres emisoras a una cadena de radio, que ``Aquí hay mucha libertad de expresión, pero no para decir mentiras.''

Vaya palo de ese bruto a la libertad de expresión.

Pero Pujol tiene algo de razón al exigir que sus gobernados no digan lo que ellos quieren decir, sino lo que Pujol quiere que digan. Es que el gordito catalán y sus hermanos en la politica en cualquier parte del mundo son celosos de su deber: para decir mentiras ya están ellos bien puestos con sus discursos fantásticos. No van a permitir que vengan otros a hacerles la competencia desleal.

Aquí en México (donde los criollos escriben Méjico y dicen Mejghico) el abanderado oficial del Gobierno en materia de ``libertad de expresión sin mentiras,'' es Gurría el de Hacienda. Sobre todo cuando le da por decir que no hay guerrilla y cuando suelta alucinantes cifras acerca de los fraudes del Fobaproa, de la deuda externa, del crecimiento económico, etcétera. Y si lo hubiera oído usté' cuando fue canciller.

EL "TERCER OJO" MILITAR":   Una táctica militar relacionada con prisioneros de guerra le da otro triunfo militar a Milosevich sobre la OTAN.

Cero y van tres a favor del serbio.

Resulta que los serbios capturaron tres soldados de la Alianza al principio del conflicto. Dos de esos soldados son méxico-americanos. Dado que la OTAN acusa a Milosevich de conducir una cruel limpieza étnica en Kosovo, el serbio dejó libres a los soldados entregándolos en manos de Jesse Jackson, un representante minoritario (negro) de una coalición cristiana. Con esto Milosevich dio la impresión de no tener nada contra gente de diferente grupos étnicos.

De pilón, el nada cauto Jackson imprudentemente permitió que los soldados dieran una declaración breve a los periodistas extranjeros en Yugoslavia, y los exprisioneros se deshacían en alabanzas para sus excaptores y pidieron el fin de la guerra. Exactamente como no debió haber ocurrido, pues ahora los soldados liberados han sido recibidos con frialdad en su país. Pero ésa es la suerte de los soldados rasos y de los peones en el tablero de ajedrez: son simple carne de cañón y nunca quedan bien ni con sus superiores ni con el enemigo.

Lo que sí deberían hacer los dirigentes de la OTAN es contratar a Milosevich para comandante supremo. Porque el canijo serbio les está pegando hasta por debajo de la lengua.

Y falta ver en qué acaba la metida de pata de haber bombardeado la embajada china en Belgrado. Nadie se creé que el ataque haya sido ``error'' pues horas antes del golpe China había hecho redada de corresponsales extranjeros en su territorio y había cortado la transmisión de programaciones occidentales.

Ojalá y no sea ese el comienzo de la Tercera Guerra Mundial, pero estos cuates de la OTAN definitivamente no hacen mas que regarla. Los anales militares muestran que solamente son superados por las barrabasadas hechas por militares mexicanos.

PRINCIPIOS DE DINERO:   Aristócratas avariciosos y labiosos tienden a explotar su posición para pedir grandes sumas de dinero a periódicos y revistas a cambio de otorgar entrevistas, y de permitir fotografías íntimas de mansiones e hijos. Aparte está lo que cobran por dejarse fotografiar con admiradores que usualmente son empresarios ricos.

Tales parásitos de sociedad evitan dar la impresión a los pobres de ser avariciosos, así que nos engañan diciendo que lo que cobran lo donan a organizaciones caritativas.

Pero esas instituciones de caridad están usualmente a nombre de ellos y sus parientes son los que controlan las entradas de dinero para disponer de el libremente. En esos círculos sociales el firmar cheques para ellos mismos no es considerado corrupción.

En tales niveles sociales los más ilustres miembros de realezas europeas cobran hasta dos milloncejos de dólares por atender brevemente fiestas dadas en su honor. La plebe con dinero financia tales huateques con tal de codearse por unos segundos con príncipes y princesas. Dicese que en la mesa, aparte de la contidad previamente pagada, la servilleta del invitado de honor usualmente contiene diamantes y otras joyas de alto valor. Ese dinero supuestamente es donado después a una institución de caridad. Pero yo no lo creo.

Y es que de todo ese dinero que la realeza dice donar para los necesitados, nadie se atreve a pedir recibos. ┐Cómo sabremos entonces si realmente el dinero fue donado como lo prometen y no acaba en las cuentas bancarias particulares de los que cobran?

Dado que los aristócratas son usualmente holgazanes, yo dudo que las donaciones acaben beneficiando a los pobres y/o enfermos. Recordemos que así a pedido limosnas a los ricos la Iglesia por siglos, y los necesitados nunca se han beneficiado por más dinero que los curas colectan.

FISONOMÍA MILITAR:   Por lo que el tiempo encoja, sería conveniente que desde ahorita los jóvenes se preocuparan de saber exactamente cuál es el origen de sus familias, de dónde vienen sus abuelos, qué hacían sus padres, etcétera.

Cuando llegue el momento militar de separar criollos de mestizos y de nativos, convendrá que la gente tenga datos exactos, de lo contrario podrían llevarse un susto por un simple descuido o equivocación al dar sus datos. Tal momento nos parece imposible ahorita, pero se sorprendería usted de lo rápido que la violencia militar cambia las situaciones étnicas en los países.

#2. Curiosa la manera como Gurría el de Hacienda se opone a la regularización de los autos chocolates, pero se hizo de la vista gorda en la cuestión del robo de los banqueros al erario público. Aduce que la ley está para cumplirse y que la gente quiere legalizar carros de lujo, pero eso es falso pues la mayoría de los chocolates son chatarra. ┐Cómo es que la ley existe para Gurría cuando hay que aplicarla a los neoindígenas humildes, pero no si se trata de banqueros ladinos? ┐Será porque el funcionario que es ladrón y traidor al pueblo piensa que todos son de su condición?


* Master, Estrategia Militar China

E-mail: visionpf@direct.ca


left arrow.gif - 83 Bytes  Col #56 up arrow.gif - 83 Bytes   Home up arrow.gif - 83 Bytes Columnas right arrow.gif - 83 BytesCol #58 

 

Copyright © 1999, Francisco J. Vargas